Terapia de Pareja 

Bases de la Terapia de Pareja

La Terapia de Pareja consiste en fortalecer y/o reparar la calidad de la relación trabajando la comunicación, la reciprocidad positiva (intercambios gratificantes entre los miembros de la pareja), la capacidad de solución de problemas y de llegar a acuerdos, la capacidad de regulación emocional y la sexualidad.

La terapia de pareja no trata de buscar culpables, sino de reconstruir de nuevo todas aquellas áreas de la pareja que con el paso del tiempo y de las problemáticas que nos hemos ido encontrando, se han ido sumergiendo en un círculo vicioso negativo.

Entrenando las habilidades de comunicación, reciprocidad, solución de problemas... la pareja es más capaz de afrontar nuevos retos vitales y mejorar la calidad de vida, la afectividad hacia el otro y la armonía en la convivencia.

Mediante la Terapia de Pareja, se acompaña a cada miembro a entrenar durante la sesión estrategias y habilidades que posteriormente, después de cada sesión, se pondrán en práctica en su día a día como pareja.

A pesar de que la manera más eficaz de abordar la terapia de pareja es contando con la motivación y participación de los 2 miembros, a menudo encontramos que uno de los dos no está dispuesto a iniciar ningún tratamiento. En estos casos, también se puede abordar la intervención de manera individual inicialmente. Los cambios que un miembro de la pareja realiza, también inducen a hacer cambios en el otro.

*Terapia de pareja y la importancia de la sexualidad

La mayoría a veces la sexualidad queda muy afectada cuando la relación de pareja es conflictiva, y por lo tanto, en estos casos es muy importante dedicar un espacio para trabajar sobre todo la comunicación, reciprocidad y afectividad, para poder aproximarnos a una mejora en la sexualidad de la pareja.

Otras veces, nos encontramos con parejas que pueden ser muy funcionales en su día a día, manteniendo una buena relación de pareja en muchas áreas; no obstante, por ciertos motivos han dejado de disfrutar conjuntamente de la sexualidad (carencia de tiempo, estrés, crianza de los hijos..). En estos casos, se trabaja de manera concreta a través de la sexología, para conseguir un incremento en el deseo y satisfacción sexual de los dos miembros de la pareja. (Para conocer más sobre la intervención en sexualidad ver apartado Sexología)