Sexología: Bases de la terapia 

Sexología:

Sexualidad Femenina

Principales Disfunciones sexuales femeninas


Bajo deseo sexual

La falta de deseo sexual, también conocido como deseo sexual hipoactivo o Trastorno del interés/excitación sexual femenino, es una de las disfunciones sexuales más frecuentes en las mujeres, que está comúnmente asociada a otras disfunciones sexuales y a conflictos en la relación de pareja. Consiste en una disminución del interés sexual y de una marcada ausencia de fantasías o deseo por la actividad sexual; por ello la mujer tiende a evitar las relaciones sexuales o acaba cediendo a las peticiones de su pareja para contentar su deseo. En muchas ocasiones, esta disfunción sexual conlleva a la aparición de conflictos dentro de la relación de pareja, que alejan a la mujer y disminuye aún más su deseo.

Vaginismo

La contracción involuntaria de las paredes de la vagina ante la penetración es lo que se conoce como vaginismo. Existen distintos niveles de gravedad; hay casos en los que no es posible la introducción de ningún objeto en la vagina (pene, tampón, espéculo ginecológico...) y otros en los que la contracción se produce únicamente al introducir el pene durante la actividad sexual. Esta disfunción suele ir acompañada de un alto sentimiento de culpa por parte de la mujer, al no lograr una adecuada penetración y en algunos casos también puede derivar a la aparición de otras disfunciones sexuales.

Anorgasmia

La incapacidad o retraso persistente para alcanzar el orgasmo suele afectar al bienestar emocional, autoestima y satisfacción en las relaciones. En muchas ocasiones una estimulación sexual poco satisfactoria, muy rutinaria y poco excitante pueden agravar la disfunción. También los pensamientos anticipatorios negativos durante la relación sexual ("no voy a alcanzar el orgasmo, no hace falta seguir intentándolo...") y una escasa autoexploración de nuestros órganos sexuales pueden contribuir a la aparición del problema. 

Dispareunia (Dolor)

Cuando el dolor reemplaza al placer durante la actividad sexual es cuando hablamos de Dispareunia. En muchas ocasiones el dolor coital viene provocado por una mala lubricación de la vagina (muy frecuente sobre todo durante la menopausia o a causa de otros factores hormonales y psicológicos) o por una contracción de los músculos vaginales que dificulta la penetración y acaba provocando dolor (vaginismo). Este dolor puede aparecer en el momento de la penetración, durante el coito o después de la relación sexual y puede ser experimentado como sensaciones de quemazón, escozor, dolor punzante... La mujer acaba asociando las relaciones sexuales con malestar y dolor; no logra alcanzar el orgasmo si hay penetración, ya que el intercambio sexual le resulta incómodo y doloroso y por ello suele evitar el coito.

Bases de la terapia en Sexología

Bajo Deseo Sexual

El enfoque del tratamiento psicológico dependerá mucho del tipo de causa o causas que hayan generado el deterioro en la sexualidad. En general, el objetivo principal es generar una reaproximación progresiva hacia la propia sexualidad y hacia la sexualidad en pareja (fantasías, estimulación, caricias...). A pesar de que se tratan componentes distintos dependiendo de las características de cada caso, un tratamiento adecuado frecuentemente debería incluir:

-Psicoeducación sexual (conocer más sobre nuestra sexualidad, nuestro cuerpo, sobre los mitos e ideas preconcebidas que solemos tener, sobre las áreas que nos generan más placer a hombres y a mujeres...) 

-Entrenamiento en fantasías y pensamientos eróticos 

-Ampliar el repertorio sexual (conocer otras estrategias distintas a la penetración con las que podemos conseguir una mayor satisfacción sexual y placer)

-Entrenamiento en Reestructuración cognitiva (tratar de gestionar aquellos pensamientos que interfieren negativamente en mi sexualidad cómo: "voy a hacerlo, hoy toca...", "no tengo ganas...")

-Ejercicios de juegos eróticos, a solas o en pareja

-Mindfulness/entrenamiento en atención plena para: (1)Detectar las señales de excitación de nuestro cuerpo, poder focalizar sobre ellas y aumentar nuestra excitación "mental" o subjetiva). (2)Focalizar en las sensaciones corporales durante la actividad sexual y gestionar los pensamientos distractores durante la relación.

Otros componentes específicos del tratamiento podrían ser: gestión del estrés, técnicas de comunicación y expresividad con la pareja, mejora de la autoimagen, aumento de la afectividad con la pareja... (ver apartado Terapia de Pareja)

Anorgasmia

El principal objetivo del tratamiento para la anorgasmia es que la mujer amplíe su variedad de estimulación sexual, adquiriendo un mayor conocimiento sobre su anatomía y pensamientos y que ello facilite su capacidad para llegar al orgasmo. 

Los componentes principales del tratamiento son:

-Psicoeducación sexual

-Entrenamiento en Reestructuración cognitiva (tratar de gestionar aquellos pensamientos que interfieren negativamente en la sexualidad)

-Autoobservación y autoexploración del propio cuerpo y los genitales, localizando las áreas que generan más placer

-Ejercicios de Kegel (para conseguir una mayor identificación y control de la musculatura vaginal y además incrementar la sensibilidad de la vagina y generar sensaciones eróticas y placenteras)

-Focalización sensorial durante la estimulación

-Entrenamiento en estimulación vaginal

-Aumento del repertorio y  frecuencia de fantasías eróticas

-Maniobra puente para llegar al orgasmo durante el coito


Dispareunia y Vaginismo

Aunque los tratamientos de la dispareunia y el vaginismo tienen sus peculiaridades, generalmente comparten buena parte de los componentes de la terapia psicológica: 

-Psicoeducación sexual
-Conseguir una lubricación adecuada (lubrificantes/tratamientos ginecológicos específicos)
-Ejercicios de Kegel (obtener una mayor identificación y control de la musculatura vaginal) 
- Autoexploración genital y observación del espasmo (vaginismo)
-Relajación Muscular Progresiva 
-Técnicas para reducir la ansiedad y el estrés
-Terapia de desensibilización sistemática (mediante la introducción progresiva de dilatadores, para conseguir la penetració)
-Técnicas para mejorar la comunicación en pareja referente a la sexualidad
-Asesoramiento sexual en pareja: Cuando las relaciones sexuales se han evitado durante cierto periodo de tiempo, el acercamiento a la pareja suele ser difícil. Para recuperar la intimidad sexual con la pareja puede ser beneficioso realizar un entrenamiento en comunicación y asesoramiento sexual (ver apartado Terapia de Pareja).

En molts casos és recomanable un tractament multidisciplinari, combinant la teràpia psicosexual amb fisioteràpia (fisioteràpia del sòl pèlvic) psicologia clínica, tractament farmacològic/ginecològic (per tractar infeccions, alteracions hormonals o altres alteracions).