Psicología infantil-Crianza: ¡Un nuevo hermanito ha llegado a la familia!

30.01.2017

¡Un nuevo hermanito ha llegado a la familia! "¡Qué bien! ¡Estarás contento, a partir de ahora serás el hermano/a mayor! Lo tendrás que cuidar mucho..." todo esto es lo que escucha constantemente el niño o niña que está esperando un hermanito... no paramos de decirle lo contento que debe estar, lo mucho que lo tiene que querer y lo mayor que se hará de repente cuando conozca a ese pequeño hermanito que está en la barriga de mamá.


Pero... ¿realmente comprende que en la barriga de mamá hay un pequeño bebé que llorará, que captará mucha de la atención de papá y mamá, que ocupará un espacio de la casa y que incluso le "quitará" aquellos viejos juguetes, cuna y mantita que hasta ahora eran suyos?? ¿¿Y tiene que estar contento??

Muchas veces solemos anticipar como se debe comportar el niño cuando nazca el hermanito o hermanita y le hacemos saber que eso es lo que esperamos de él... pero... ¿y si no se cumple? ¿Y si el niño no es tan feliz como habíamos esperado que fuera, y si en vez de hacerse más mayor empieza a comportarse también como un bebé? ¿Y si hace un retroceso en aspectos evolutivos que ya tenía superados, como por ejemplo hacerse pipi encima, rabietas, insomnio...? Este hecho puede frustrarnos bastante, ya que como padres, que acabamos de tener otro hijo, atareados con todas las obligaciones que ello conlleva, esperamos que nuestro hijo "mayor" comprenda esta nueva situación y nos lo ponga más fácil.

Y entonces es cuando solemos decir... "eso es que está celoso". ¿Y que son los celos? ¿Por qué aparecen? ¿Está nuestro hijo "mayor" tomándonos el pelo? Los celos empiezan a aparecer en la etapa infantil y segirán apareciendo también en nuestra vida adulta; es importante que nuestros hijos aprendan a realizar una buena gestión de los celos para poder hacer frente a los mismos en otras etapas evolutivas. En la infancia aparecen de manera frecuente como respuesta a la frustración y miedo a la pérdida de atención; frustración al creer que no somos tan correspondidos como nos gustaría serlo por aquellas personas más importantes (papá y mamá). El niño trata de reclamar esa atención que ha perdido tras el nacimiento de su hermanito y que ahora tiene que compartir. Se considera un proceso normal, evolutivo que puede abrir el camino para que el niño se vaya adaptando a esta nueva situación de cambio en su vida. ¿Hay niños celosos y otros que no lo son? ¿Porque? Sabemos que hay una parte temperamental de cada niño que juega un papel relevante en la aparición de los celos; cada niño es diferente, tiene unas necesidades y percepción de la realidad distintas. No obstante, no sólo tiene que ver con la forma de ser del niño; hay una parte que puede ser modificable según la educación o características de cada familia. El estilo educativo de los padres, la desigualdad de trato entre hermanos, hacer comparaciones, atención desigual entre hermanos... son factores de gran relevancia que pueden propiciar una aparición de los celos más marcada. También los cambios anímicos en los padres (sobre todo en la madre) tras el nacimiento del hermano pueden ser un factor importante.

Y cómo padres, ¿qué podemos hacer para facilitar que nuestro hijo sepa gestionar mejor los celos? En el próximo artículo os revelaré algunos "trucos" para realizar tanto antes como después del nacimiento del hermanito. ¡Hasta la próxima!


Iris Tolosa Sola

Psicoestima't-Psicología Granollers

Psicóloga (nº Col: 21572)