Sexología y Terapia de Pareja: Mindfulsex, practicar sexo con conciencia plena

18.07.2017

El Mindfulness aplicado a la sexualidad es lo que podemos conocer como MINDFULSEX.

El Mindfulness o atención plena es una práctica que nace de la propia meditación budista y que ha llegado a la sociedad occidental de manera más popular de mano de Jon Kabat-Zinn. Actualmente se aplica en muchas disciplinas sin ninguna connotación religiosa. 

El entrenamiento en atención plena nos enseña a tomar conciencia de nuestro momento presente, de nuestras experiencias y sentidos sin juzgarlos. Se trata de poder trabajar la habilidad de focalizar nuestra atención; centrarla en el ahora (en nuestros movimientos, sentidos, reacciones, sensaciones, sentimientos...) sin juzgar nuestra experiencia, tomando conciencia de nuestros pensamientos y dejándolos ir, sin que estos se instalen y nos resulten nocivos. Un entrenamiento en Mindfulness reduce nuestros momentos de piloto automático (reproducir de manera automática muchas de nuestras acciones diarias mientras nuestra atención divaga por un mar de pensamientos diversos).

¿Todos hemos experimentado el modo "piloto automático"? ¿Incluso mientras practicamos sexo?

Así es, en muchas ocasiones estamos realizando alguna actividad (comiendo, conduciendo, duchándonos...) y estamos pensando en otras situaciones o momentos que hacen referencia a nuestro pasado (cosas que me ocurrieron ayer o días pasados o incluso pensamientos de un pasado más remoto) o a nuestro futuro (que hacen referencia a un futuro muy inmediato como escoger lo que voy a hacer para la cena, hasta aspectos más lejanos como pensar sobre un cambio a nivel laboral). Alguna vez has ido conduciendo y cuando has llegado a tu destino te has preguntado: "¿Cómo he llegado hasta aquí? He hecho todo el recorrido pensando en mis cosas y no he sido consciente del trayecto..."- ¡esto es ir en piloto automático! 

Cuando entro en piloto automático de manera muy frecuente suelo dejar de experimentar mi momento presente y existe más probabilidad de experimentar estrés, ansiedad, sintomatología depresiva y por supuesto, de tener más dificultades a nivel sexual. Disfrutar de la sexualidad implica estar conectado a las sensaciones, estar muy presente de lo que hacemos, cómo nos sentimos, que es lo que más nos excita, nos atrae... si nuestro pensamiento, en cambio, está pendiente de cosas completamente externas a la sexualidad: "hoy no me he depilado.., que voy a hacer para cenar luego?, se me ha pasado llamar a mi hermana!, tengo que hacer la compra de la semana, ahora cuando acabe..."  o de otros aspectos relacionados con la sexualidad pero que no me permiten centrarme en el placer: "¿y si no le gusta?, espero aguantar hasta el final hasta que ella llegue al orgasmo..., ¿y si eyaculo antes de tiempo?, ¿y si no llego al orgasmo?.. pensará que no me gusta..." a la larga, si estos pensamientos que aparecen de manera automática aumentan su frecuencia, es probable que disminuya nuestra satisfacción sexual e incluso que provoquen una disfunción sexual (anorgasmia, bajo deseo sexual...)

Actualmente el Mindfulness se incluye en muchos casos en los protocolos de tratamiento de las disfunciones sexuales, aumentando así su eficacia.

Si quieres conocer más sobre el mindfulness aplicado a la sexualidad te invito a que escuches esta interesante entrevista realizada a dos expertos en la materia:

Mindfulsex-practicar el sexe amb consciència plena (Les mil i una nits)


Tu cuerpo vive en el presente tu sexualidad... ¿y tu mente?


Iris Tolosa Sola

Psicoestima't-

Psicología y Sexología Granollers

Psicóloga (nº Col: 21572)