Bienestar emocional:  Ni contigo ni sin ti: dependencia emocional en la pareja

02.11.2017

Inseguridad por el afecto de la pareja, ansiedad cuando pienso en poder perderlo, peleas, llanto, quejas, control, "enganche" por el otro... dejemos de llamarlo amor y hablemos de dependencia.

Muchas parejas, tras una primera fase de enamoramiento, dónde todo es ideal y les gusta prácticamente todo del otro, empiezan a ver conductas que no esperaban y que le generan malestar... ahí empiezan las quejas y demandas de cambio continuadas, que muchas veces acaban en discusiones explosivas, llanto, desesperanza y en algunas ocasiones en rupturas inesperadas. Todo ello genera mucho malestar emocional, pero a pesar de ello la persona se ve incapaz de romper definitivamente con la relación y vuelve a intentarlo y vuelve y vuelve... hay una vocecita en su interior que le dice "Puede que cambie..., hay momentos dónde somos muy felices" Esta dependencia o codependencia emocional, que pueden experimentar ambos miembros de la pareja, puede definirse por algunos de los siguientes patrones:

-Inseguridad; dejar de ser como yo soy, eludir cierta información o mentir por miedo a la reacción o pérdida del otro. Llegar a realizar actos por el otro que posteriormente me avergüenzo o arrepiento de haberlos hecho.

-Miedo extremo o pánico al abandono.

-Renunciar a muchas cosas que desearía hacer por la pareja.

-Sentir que TODO gira en torno a esta persona; mi pensamiento lo tiene presente en todo momento y otras partes esenciales de mi vida pasan a segundo plano. Mis preocupaciones generalmente están provocadas por la relación con esta persona.

-La relación me genera angustia, malestar, llanto, insomnio, pérdida de apetito...

-Sensación de pérdida de control, de estar paralizado y estancado y no poder avanzar.

-No aceptación de algunos comportamientos/personalidad del otro y lucha constante para que cambien.

-Sentirme juzgado/a en muchas ocasiones por mi pareja y no valorado/a.

-Necesidad de que el otro me muestre lo importante que soy para él/ella de manera continuada.

-Hemos intentado reiteradas veces arreglarlo y se sigue repitiendo el mismo patrón.

-Control o desconfianza; comprobar de manera constante sus redes sociales, conexión de WhatsApp...

¿Y porque seguimos aguantando a alguien que sabemos que nos hace sufrir tanto? ¿Alguien que no nos suma, sino que nos resta felicidad la mayor parte del tiempo? La respuesta que se suele dar es: PORQUE LE QUIERO, ESTOY ENAMORADO/A...

¿Y es esto cierto? Cuando el sufrimiento, malestar, inseguridad, no respeto, no aceptación, se convierten en la tendencia habitual dentro de la pareja, debemos dejar de hablar de amor y empezar a sentir que se trata de dependencia.


"Si necesitase de alguien que esté conmigo todo el tiempo, esa persona debo ser yo mismo" 

Jorge Bucay